11 Abr

Intervención del biógrafo José María Cancho Sánchez en el Centenario de Rafael García-Plata de Osma

blog, corporate Por

El 4 de marzo de 1870 nace Rafael García-Plata de Osma en el pueblo sevillano de Guadalcanal, en un año de ese siglo XIX tan pleno de incertidumbres y alborotos en una España revolucionaria, de cruces de caminos ideológicos y sucesos extraordinarios… y en ese momento, en 1870, ocupada en la encrucijada de la búsqueda de un nuevo rey. En febrero, la corona española es rechazada por el príncipe Tomás Alberto de Saboya y no es hasta el mes de noviembre cuando Amadeo I es nombrado rey por las Cortes. Sin embargo, un mes después es asesinado el General Prim, que era el principal soporte de esta maniobra, debilitando al nuevo rey.

Este año dejaron este mundo Charles Dickens, Alejandro Dumas, padre, y Gustavo Adolfo Bécquer. Y nacieron, entre otros, Miguel Primo de Rivera, futuro dictador, Lenin, político ruso, Ignacio Zuloaga, pintor, y en lo que luego sería la cercanía geográfica y entorno vital para G-P hay que citar al poeta José María Gabriel y Galán, el serradillano Agustín Sánchez Rodrigo, impresor y editor del método de lectura Rayas, y al excelente médico, don Leocadio Durán, discípulo de Ramón y Cajal, entre otros, que pertenecieron a la misma quinta y con los que tuvo trato.

Su infancia transcurrió en su pueblo de nacimiento hasta pasar a Sevilla donde cursó los estudios secundarios e inició los UNIVERSITARIOS de Farmacia, abandonándolos y decidiendo cursar Leyes en Madrid. En la capital de España sufrió dos pulmonías que le hicieron perder el último curso y al año siguiente vuelve a padecer una tercera, situación que le hace dejar definitivamente los estudios universitarios y establecerse en el pueblo de su madre, Alcuéscar, donde tenía posesiones y que, al ser hijo único, pasaron a su propiedad. El clima resultó beneficioso para su salud, y su corazón prendado de la joven Aurelia Parra, que sería su esposa, decidieron quedarse a vivir en este lugar, y allí pasó la mayor parte de su vida, administrando sus propiedades, dedicando la mayor parte de su tiempo a sus aficiones intelectuales. Aquí vivió sus años más intensos, tuvo sus hijos, perdiendo a una niña a la edad de tres años y medio.

Nuestro hombre tenía un aspecto peculiar, según se puede apreciar en sus retratos: delgado, de cara alargada (aún más por su barba -que por otra parte era un aditamento muy común en la época-), con ojos expresivos y mirada cordial. De alguna manera, parece salido de un cuadro de El Greco. En el pueblo, dado a poner motes, como en todos los pueblos, era conocido como Don Lívido, lo que no es necesario explicar. Pero su manera de ser era cordial, amante de la charla con cualquiera que se le cruzara y le ofreciera algún refrán, romance, cantar.

Por ejemplo en el Romancero (dentro de La Musa Religiosa Popular) va contrastando las versiones de distintos romances recogidos en Alcuéscar con las de otras procedencias, a las que si identifica en muchos casos: de un muchacho vagabundo natural del Zángano (Badajoz), del muchacho Agustín Suárez de Salvaleón, del niño Manuel Méndez Bonilla, de Guijo de Coria, de San Pedro de Mérida, de Pela (Badajoz), de Albalá, de la niña de ocho años, Consuelo Sánchez, de un pueblo de Zamora, de un vagabundo de la provincia de León, etc.

En sus trabajos era muy riguroso y ordenado, procuraba anotar con meticulosidad y luego buscaba información de composiciones similares, relaciones etc. Es decir, no se limitaba sólo a transcribir.

Sus manuscritos, además de tener una cuidada letra, están iluminados con dibujos y cenefas que nos hablan del puro placer de escribir. En Alcuéscar disfrutaba de la amistad de algunas personas vinculadas a la localidad por ascendencia familiar que asistían a las tertulias veraniegas vespertinas, así con el abogado y político Emilio Herreros Estevan, la familia del reconocido geólogo Eduardo Hernández Pacheco, y Mario Roso de Luna, consuegro de este último. Su salud, no obstante, sufría frecuentes quebrantos, parece ser que coincidiendo con los inviernos, como en enero de 1907 en que confiesa que creyó morir salvándole el amor que sentía hacia sus hijos. Su salud era su cruz.

En contraposición la vida le era amable, persona culta, ávido lector de libros y poseedor de la biblioteca que logró reunir que tenía fama de ser muy completa y una muestra de su bondad y generosidad era que los prestaba a quien se lo solicitara sin apremiarle a su devolución, más bien, aunque se lo devolvieran después de mucho tiempo, animaba al lector a que se llevara otro nuevo libro. En Alcuéscar, como miembro del Partido Liberal solicitó el cargo de Juez de Paz durante cuatro años –puesto que desempeñó sin cobrar ni una peseta-, lo cual le granjeó la enemistad de militantes del partido rival en el pueblo. Consciente de su responsabilidad encarga a Mario Roso que le envíe algunos estudios y tratados que le ayuden en el desenvolvimiento de este ejercicio: Los Códigos Civil y Penal, Las Leyes de Enjuiciamiento Civil y Criminal, los Comentarios a la Ley de Enjuiciamiento Civil y la Ley Orgánica del Poder Judicial. Rafael quería dignificar el cargo que parece ser no había estado en buenas manos. Quería, en palabras textuales suyas, “concluir con las atrocidades que se cometen en este Juzgado”.

Por cierto un juzgado en que hasta el secretario era un incompetente obligando al Juez a escribir él mismo las providencias que dictaba. Posiblemente porque sus intereses iban por otro lado que por la explotación agrícola, su patrimonio fue disminuyendo hasta que llegó el momento en que tuvo que tomar la decisión de 4 buscar otros medios de vida para alimentar a su esposa y sus cuatro hijos, además de rodearlos de unas posibilidades de estudios que allí no tendrían. Consideró las ventajas de un traslado a Madrid, arrendaría sus propiedades y encontraría un trabajo literario remunerado en la prensa madrileña Así se lo comunicó a Roso de Luna, pero, la vida en la capital de España era bastante más cara que sus posibilidades.

Será en Cáceres donde resuelva establecerse. Aquí, por poco tiempo, formará parte de la élite cultural asistiendo a tertulias literarias, Ya se había apagado la de la rebotica de Castel, en la Plaza Mayor, por fallecimiento de su titular aunque es muy posible que en años anteriores la hubiera frecuentado en alguna ocasión pues en ella se había gestado la creación de la ya desaparecida REVISTA DE EXTREMADURA. Cuando está Revista dejó de publicarse, Rafael, como redactor jefe de la Revista de Morón y BéticoExtremeña, prolongó su influencia aumentando el número de suscripciones atrayendo a algunos colaboradores de la anterior y a otros jóvenes literatos extremeños y por supuesto con sus propias producciones.

A este respecto es muy interesante la detallada comunicación que Carmen Fernández-Daza Álvarez presentó en las X Jornadas Bibliográficas Bartolomé Gallardo, celebradas en 2003. Al trasladarse a Cáceres, intensificó su militancia en el Partido Liberal a través de numerosas colaboraciones en la prensa afín en las que mantuvo algunas polémicas. Precisamente en la prensa extremeña, se encuentran desparramados sus artículos de opinión, polémicas políticas, los trabajos de investigación sobre la literatura popular y sus versos. Quizás esto último sea lo más desconocido de su pluma: “No soy poeta. Hago rimas como otros muchos de los que emborronan cuartillas”. Solían ser décimas y quintillas. Publicó en periódicos y revistas nacionales y, sobre todo, en las extremeñas , así puede decirse que mucho de lo que escribió se encuentra en las publicaciones siguientes: EL PARTIDO LIBERAL, EL NORTE DE EXTREMADURA, EL ADARVE, DIARIO DE CÁCERES. EL BLOQUE, EL NOTICIERO, NOTICIERO EXTREMEÑO de Cáceres, LA VOZ DE EXTREMADURA (Madrid), Las HURDES (Plasencia) LA COMARCA Montánchez), EL CRONISTA (Serradilla), además de las ya citadas REVISTA DE EXTREMADURA… y REVISTA DE MORÓN Y BÉTICO EXTREMEÑA…

En Cáceres el Partido Liberal estaba representado por la familia Chaves (la estatua que figura en Cánovas erigida al jefe de esta alineación, por cierto sufre con frecuencia los efectos de lo que unos llaman gamberrismo y otros falta de conciencia cívica), fue una iniciativa de Rafael. Consigue el encargo por parte de la Diputación Provincial, de la redacción de una Historia de Cáceres, y, además le es ofrecida la dirección del diario “Noticiero Sevillano”, motivo por el cual estaba contemplando la posibilidad de trasladarse a Sevilla con su familia. Finalmente rechazó esta oferta, decidiendo quedarse con la de la Diputación. Pero todo esto quedó truncado el 21 de diciembre de 1918. Rafael muere a los 48 años, víctima de aquella epidemia de gripe del año 18 que su débil salud no logró superar, le llegó su hora en plena madurez, cuando iba a disfrutar los frutos de su extensa e INTENSA actividad cultural y literaria y dejando a su familia en precaria situación. A Rafael García-Plata le lloró su familia y le lloró Cáceres.

El compositor Cabrera Orellana honra la memoria de quien fue su AMIGO con la creación de una “Marcha Fúnebre” y la prensa recoge el sentimiento que produce la pérdida del intelectual riguroso Y DE UN HOMBRE BUENO. Académico correspondiente de LA ACADEMIA DE Lengua Española y de la de Buenas Letras de Sevilla. En la nota necrológica que apareció al día siguiente de su muerte en El Bloque, el redactor, lamenta su muerte inesperada con sentidas palabras, añade un párrafo que no me resisto a transcribir en parte: Pero nosotros quisiéramos hacer algo mas positivo y más grande que una expresión más o menos sentida de condolencia teórica (…) Con mucho de lo que existe publicado de García-Plata y con otras cosas que ha de tener inéditas hay sobradamente para hacer un libro hermoso y transcendental.

Es una labor que puede ponerse en claro, editarse decorosamente y hacerse llegar al público con la buena voluntad de los que fuimos amigos de Plata de Osma. Nosotros hemos de explanar debidamente esta idea esperando que no nos falte el concurso de los que pueden ayudarnos a convertirla en realidad. Y a continuación relacionaba las obras que habían visto la luz en distintos medios y otros que quedaron en espera.

Pues bien, a pesar del entusiasmo que puso el redactor esto no se llevó a cabo y la producción de Rafael fue cayendo en el olvido. Hasta que en el año 1986 los descendientes de este hombre polifacético, que desde hacía 10 años promocionaban la poesía extremeña a través de los Premios de Poesía Ruta de la Plata, editaron un libro en el que reunieron además de las composiciones premiadas, parte de la obra literaria de su abuelo, tanto la que había sido editada como la inédita, textos manuscritos que habían quedado en manos de sus descendientes. Loable labor, que queda en espera de un estudio sistemático y completo de sus obras, por parte de autoridades académicas y que Rafael García-Plata de Osma sea considerado como se merece dentro de la cultura extremeña.

Añadiré que en ese citado periódico cacereño (“El Bloque”), del día 27 de noviembre, junto a un extenso reportaje sobre una conferencia dada por Juan Luis Cordero en Valencia de Alcántara titulada Extremadura ante el actual momento histórico, se publicaba el acuerdo por el que se encargaba, por parte de la Diputación Provincial, la redacción de una Historia de Cáceres a D. Rafael García-Plata de Osma. El acuerdo llevaba la fecha del 28 de octubre. Y más adelante en otra hoja aparecía su esquela.

En definitiva, abusando de los tópicos diríamos que era un andaluz en medio de la austera Extremadura Finalizar diciendo que estamos ante una persona muy activa: político, periodista, investigador del folklore, historiador y curioso permanente.

———————————————

(1) Por cierto una medida que tomó cuando se hizo cargo de sus tierras fue la de igualar los salarios entre los dos sexos, por lo que recibió numerosas críticas de aquellos otros propietarios que ni por asomo habían previsto esta posibilidad.

(2) REVISTA DE EXTREMADURA (1899-1911), inolvidable aventura intelectual en la que G-P colaboró con entusiasmo, dejando en ella unos trabajos singulares- y debida a la idea y empuje de sus 9 fundadores, Publio Hurtado, Daniel Berjano , Juan Sanguino Michel, Joaquín Castel, Gabriel Llabrés, José Luis Gómez Santana, Manuel Castillo. 

(3) “Rafael García-Plata de Osma en la Revista de Morón y Bético-Extremeña” La RdMyBE, se fundó en Morón, de donde provenía la familia paterna de Rafael por un sacerdote, D. José Plata, posiblemente familiar suyo. Tras la muerte siguió su estela Federico Reaño y posteriormente el propio hijo de Rafael. En ella publicó artículos nuevos y otros que ya habían salido en otros medios. Carmen Fernández-Daza los divide en cuatro bloques: artículos periodísticos de fondo con dos vertientes principales: política y social; coplas satíricas con trasnfondo político y social: cuentos populares de transmisión oral y, finalmente breves ensayos sobre lingü.stica o dialectología.

(4) 1918: Hagamos aquí un breve paréntesis para situar la fecha en el contexto europeo. 1918 fue el año de la finalización de la I Guerra Mundial, que había tenido una duración de cuatro interminables años y que configuró Europa con nuevos estados acabando con los antiguos imperios europeos. Precisamente unos días antes de la muerte de Rafael se produce el último acto del conflicto con la firma del armisticio de Compiegne entre la Entente, formada por la Tercera República Francesa, el Reino Unido y el Imperio Ruso, más Serbia y Bélgica y Alemania, tras la renuncia del Kaiser Guillermo. En España había vuelto a la presidencia del Consejo de Ministros el político conservador Antonio Maura.

30 marzo 2019.
José Maria Cancho Sánchez


Rafael García-Plata Fernández

Director Estratégico. Emprendedor, de los que no venden su emprendimiento porque tienen vocación de permanencia. Padre de cuatro abierto a la vida. Segunda generación de publicitarios. Creatividad y tecnología -juntas- me pierden. Aún voy a escuela. Soy una esponja.

Troyanos en la farmac… 11 abril, 2019 Elecciones y más elecciones 16 abril, 2019